No solo de pan vive el hombre: mini reseñas de Hilary Mantel y Slawomir Mrozek

jueves, 23 de febrero de 2017




Dice Ana González Duque —y de esto sabe un rato largo—, que en un blog de temática concreta —en este caso el género negro—, debe tratar (más o menos en exclusiva) de los diferentes aspectos de esa materia. Ella lo lleva a cabo en su blog y lo hace realmente bien (a las pruebas me remito: tiene una comunidad fiel y su página es un referente en fantasía). Pero yo, que soy una rebelde, una vez más voy a desmarcarme.

¿Por qué?

Ana, ya perdonarás, pero no solo de pan vive el hombre. Yo no leo solo género negro del mismo modo que no como únicamente rosquillas de anís (con lo que me gustan). Y creo que es enriquecedor también mostrar un poquito de otro tipo de lecturas (por eso también suelo preguntar en las entrevistas a los escritores qué leen, y generalmente la respuesta es bastante sorprendente porque no se ajustan únicamente al género que escriben). Eso sí, te haré caso porque no les prestaré la misma importancia que a las lecturas negras; las agruparé y dejaré una pequeña opinión. De ahí estas dos mini reseñas de hoy.

Que Ana me perdone.






Creo que los once relatos de El Asesinato de Margaret Thatcher no son suficientes para descubrir por completo a Hilary Mantel, la ganadora de dos Booker Prize, si bien es cierto que es un acercamiento prometedor.

Rebosantes de flema británica, todos tienen como hilo conductor una voz femenina y una prosa directa, cruda en muchas ocasiones y realmente efectiva. Cada uno de ellos presenta un tema diferenciado aunque todos comparten una misma gama de personajes desamparados o de circunstancias inquietantes ante las que el lector, en muchas ocasiones se siente descolocado o impotente.

Las sensaciones que transmite la lectura son palpables y consiguen pellizcar al lector dejándole un poso de desasosiego y angustia que te acompaña aún cuando se cierra la tapa del libro.

Sin embargo, pese a que en líneas generales me han gustado, considero que los relatos son desiguales en su factura. Algunos me han parecido extraordinarios, otros —sin ir más lejos, el primero— sencillamente, no me han llegado.

Destacaría cuatro por diferentes motivos. Dos de ellos —La escuela del inglés y El corazón falla sin avisar— por el punto de vista innovador de la escritora en la temática elegida (maltrato y anorexia). El tercero, Vacaciones de Invierno, es un relato de intriga al que me ha sido imposible resistirme y que plantea de fondo un interesante dilema ético. Y finalmente el cuarto— El Asesinato de Margaret Thatcher—, es un relato bien construido en el que la escritora realiza un exquisito ajuste de cuentas con un personaje histórico al que no tiene ningún afecto.

Lo mejor: Algunas de sus metáforas y su narrativa estética.

Lo peor: La desigualdad estilística entre los relatos.


Puedes echarle un vistazo al comienzo del libro aquí :







En este caso el descubrimiento viene de la mano de mi estupenda librera de cabecera y su “cata a ciegas”. Compré el libro apenas sin saber nada de él, ni tan siquiera el autor y reconozco que una vez abierto el paquetito, Slawomir Mrozek tampoco me sonaba de nada.

Tabula rasa.

Perfecto para evitar expectativas que luego puedan venirse abajo. Este pequeño libro compuesto de treinta y cuatro mini relatos —que a veces parecen meras anécdotas—, me ha parecido ideal para esos “ratitos muertos” en el autobús, metro…Pero ojo, porque más allá de su humor y su apariencia sencilla y superficial, estos pequeños relatos dan para reflexionar bastante. Fluctúan entre el surrealismo y la crítica social regada de humor en todas sus variantes. Encontrarás aquí ironía, cinismo, humor negro, sarcasmo…A elegir.


Y puestos a ello, destacaría Una nueva vida donde se pone de manifiesto nuestra extraordinaria capacidad para procrastinar, El transbordo por su interesante doble lectura, Juego de Azar por reflejar una vergonzosa situación laboral de máxima actualidad con un finísimo humor, El misántropo que refleja las peligrosas consecuencias que puede acarrear el acatar las normas y El expreso nocturno —un relato con alma de anécdota—que me ha recordado a las andanzas y acciones de alguien muy querido para mí.


Cuéntame, ¿conocías a estos autores'¿te gustan las mini reseñas? Te espero en los comentarios.
Feliz día.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada